Servicios Consulares
Inicio
Brasil en Síntesis
Embajada
Noticias importantes
ELEIÇÕES
Servicios consulares
Comercio y negocios
Información turística
Cooperación
Links
Simbolos Nacionales
Relaciones Exteriores
en Twitter

Contáctenos
Rio + 20
PEC-G/2017
Tarjeta de Entradas y Salidas
Diplomacia Pública



Acesso à Informação

ECONOMIA Y NEGOCIOS

A comienzos del siglo XXI, la economía brasileña se muestra dinámica y diversificada. En 1998, la industria era responsable del 36% de la producción económica; la agricultura, de un 14%; y los servicios sumaban el 50%. El resultado de las exportaciones, entre otras áreas, refleja el dinamismo de la economía del país. Desde 1992 a 2000, las exportaciones brasileñas se incrementaron de unos 35.700 millones de dólares a 55.000 millones; casi 75% de estas exportaciones son productos manufacturados y semifacturados. En 2001, la Unión Europea absorbía el 26% de las exportaciones, los EUA el 24,2%, el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) el 11,3%, Asia el 12%, América Latina (extra MERCOSUR) el 9,8%, y el resto de las exportaciones estaban distribuidas entre una variedad de mercados más pequeños.

En la actualidad, la economía brasileña consigue mantener la inflación bajo control (10,4%, en 2001). El Estado también se consolidó en su rol de regulador, deshaciéndose en gran parte de su papel de propietario de empresas, y se ha dedicado a promover activamente al país como destino de inversiones extranjeras. El dinamismo de la economía, asociado a las políticas públicas en el campo social en los últimos años, permitió que entre 1990 y 2000 unos 9 millones de personas sobrepasaran la línea de pobreza. Por su parte, la población por debajo de la línea de indigencia disminuyó 7 millones en el mismo período. La proporción media de pobres bajó del 42% de la población total, en el período 1990-94, al 33%, en el período 1995-2000.

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) -según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)-, aumentó de 0,710 en 1990 a 0,734 en 1995 y alcanzó a 0,750 en 1999. En el período 1990-1995, el IDH subió 0,024 puntos, mientras que entre 1995 y 2000 subió 0,016 puntos, por lo que el crecimiento fue menor que en el período anterior.

MERCOSUR


El 26 de marzo de 1991, se creó el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), cuando Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay firmaron el Tratado de Asunción. Este pacto de comercio se hizo efectivo como una unión de aduanas, aún imperfecta, y zona de libre comercio, el 1º de enero de 1995. El propósito del MERCOSUR es permitir el libre flujo de bienes, servicios, capital y trabajo entre los cuatro países. Desde 1991, el comercio entre los países miembros de ese mercado ampliado se multiplicó; en 2001 el comercio de Brasil con el MERCOSUR sumaba 15.500 millones de dólares anuales, contra solo 3.600 millones contabilizados en 1990.

Para ilustrar la importancia de la relación comercial entre Argentina y Brasil basta saber que el 30% de las exportaciones argentinas son compradas por Brasil, un porcentaje que llega al 90% cuando se habla de las exportaciones de autos. Entre 1991 y 1998, las exportaciones argentinas hacia Brasil aumentaron 400%, si bien en el mismo período las exportaciones totales de la Argentina crecieron solo 122%. Otro dato interesante es que entre 1995 y 2000, la Argentina acumuló superávit comerciales consecutivos con el Brasil (US$ 5.400 millones), contra déficit ininterrumpidos con los EUA (US$ 17.000 millones) y la Unión Europea (US$ 15.000 millones). Incluso en 1999, año de gran reducción del flujo de comercio y cuando se temió una invasión de productos brasileños por la devaluación del real, la Argentina tuvo un saldo comercial favorable de US$ 448 millones con Brasil. En 2000, ese saldo saltó a US$ 610 millones; y en el 2001 a US$ 1.205 millones.

El MERCOSUR está involucrado en diversas negociaciones de integración económico-comercial multilateral, hemisféricas, interregionales, y regionales tales como el ALCA (Área de Libre Comercio para las Américas), con la Unión Europea, la Comunidad Andina de Naciones, México y Sudáfrica, además de haber firmado acuerdos comerciales con Chile y Bolivia y estar iniciando conversaciones en el marco del llamado acuerdo 4+1 con los EUA. El Mercosur no pretende cerrarse en sí mismo o aislarse del mundo, sino que es la plataforma desde la cual sus miembros buscan mejorar sus posibilidades de inserción en la economía global.

PANORAMA ESTADÍSTICO

Durante los últimos cincuenta años, la distribución de la población brasileña por grupos de edades se ha modificado. La fracción por debajo de los 14 años ha disminuido del 43 al 31%, mientras que el sector de más de 60 años se ha incrementado del 4 al 7,3%. La expectativa de vida al momento de nacimiento ha aumentado de 46 años en 1950 a 67 años en la actualidad.

La tasa de alfabetización era del 50% en 1950 y, actualmente, es del 84%. La población económicamente activa sumaba un total estimado en 76,8 millones de personas en 1998. En conjunto, la fuerza trabajadora se expandió a una tasa anual promedio del 3,2% durante los años 80 y del 1,6% en la primera mitad de los 90. Hoy en día, la población económicamente activa está aumentando a una tasa casi equivalente a la tasa de crecimiento de población, y las mujeres constituyen el 40,67% del total de la fuerza de trabajo de Brasil, lo que supera el 28% que representaban en 1980. El sistema básico de servicios públicos ha mejorado sustancialmente en los últimos 25 años. En 1998, el 73% de los hogares tenía algún tipo de servicio de red cloacal; el 96% contaba con agua potable, el 32% tenía una línea de teléfono fijo y el 88% estaba conectado al sistema de energía eléctrica. Hay un automóvil por cada diez brasileños. La producción y la venta de artículos para el hogar y electrónicos se incrementó de manera significativa entre 1994 y 1996, con un promedio de aumento del 20% por año. En 1996, las ventas crecieron un 18% comparadas con las de 1993.

Estos extraordinarios resultados se atribuyen a un mayor ingreso disponible y a las amplias facilidades de crédito para los consumidores que se generaron luego del Plan Real, durante el cual por primera vez las familias de bajos ingresos se convirtieron en consumidores de televisores y artefactos eléctricos. En 1997, sin embargo, el ciclo de crecimiento en el sector de electrodomésticos había terminado y se estima que la industria va a expandirse más lentamente en los próximos años. A comienzos del siglo XXI, Brasil está entre las diez mayores economías del mundo.

EL PETRÓLEO Y LOS PETROQUÍMICOS

Hasta 1953, la producción de petróleo crudo en Brasil era de solo 2.000 barriles por día, y su capacidad interna de refinarlo apenas superaba el doble de esa cifra, lo que obligaba al país a depender casi totalmente de la importación de crudo. Ese año, luego de largos y difíciles debates, el Congreso promulgó la legislación para crear la compañía petrolera estatal Petrobrás. Habiéndosele concedido derechos exclusivos para la exploración y la producción de petróleo, Petrobrás pronto comenzó identificando los yacimientos petroleros capaces de convertirse en empresas auto-sustentables de gran escala; el Congreso también estableció que se les permitía a las empresas privadas participar en las etapas de refinería y distribución, pero siempre bajo la tutela de la empresa estatal. En 1995, durante la presidencia de Fernando Henrique Cardoso, el Congreso autorizó una enmienda constitucional que abrió las puertas al sector privado para que compitiera con Petrobrás en la exploración y explotación petroleras. Más tarde, en 1997, una nueva ley (la Ley del Petróleo) desmanteló el monopolio de Petrobrás permitiendo a las empresas privadas asociarse con la firma estatal o trabajar independientemente. La Ley del Petróleo también creó la Agencia Nacional del Petróleo (ANP) para que actúe como organismo regulador y de fiscalización de la industria del petróleo y derivados.

Desde 1985, estimulado por la primera gran crisis del petróleo de los años 70, Brasil produjo suficiente cantidad para satisfacer el 55% de la demanda nacional. Esa proporción siguió creciendo, y en 2001 la producción doméstica anual de 501 barriles abastecía más del 80% de la demanda de crudo del país. La industria petrolera brasileña es una de las cinco mejores del mundo en exploración de petróleo en alta mar, y Brasil es el tercer productor de petróleo de América Latina. Igualmente, la industria petroquímica ha experimentado una rápida expansión. En este momento existen en el país 13 refinerías, capaces de refinar hasta 1.953 millones de barriles de petróleo por día.

LA INDUSTRIA DEL ETANOL

Para lograr un mejor equilibrio entre el consumo de petróleo en Brasil y su producción de crudo, se realizaron intensivas investigaciones desde fines de los '60 hasta principios de los 70 destinadas a identificar una alternativa del petróleo, que fuera económicamente viable como fuente de combustible. El Programa Nacional del Alcohol (PROáLCOOL) creado en 1975, comenzó con la producción del combustible etanol, anhídrido de caña de azúcar, el cual estaba combinado en un 11% con nafta. En 1979, el programa se extendió para incluir la producción de alcohol hidratado, el cual se utilizaba puro para alimentar vehículos nuevos o convertidos a ese sistema. El punto más alto se alcanzó en 1986; ese año el 95% de los automóviles nuevos vendidos eran impulsados por alcohol, y la flota de tales vehículos ascendía a cuatro millones y medio de unidades.

En la actualidad, solo el 25% de los vehículos que circulan en Brasil funciona con ese combustible; problemas tales como la escasez de la alconafta (como también se conoce a este sucedáneo de la gasolina) en 1990, y más recientemente el aumento del precio al punto de ser la alconafta más cara que la nafta común, hicieron que los consumidores no se animaran a seguir comprando vehículos impulsados por alcohol. En suma, Brasil cuenta con tecnología y equipamiento capaz de mantener una producción anual de 16.000 millones de litros de combustible de alcohol y de exportar la tecnología para uso como combustible, equipos y servicios. Al reducir el nivel de monóxido de carbono liberado por los vehículos automotores, el PROáLCOOL contribuye con los esfuerzos que realiza Brasil para la protección del medio ambiente.

El gobierno brasileño mantiene un portal con la mayor y más completa red de información comercial de la América Latina, donde se puede encontrar cualquier información adicional para aquello que desean hacer intercambios comerciales con Brasil.

Accesar
BRASILGLOBALNET:  www.brasilglobalnet.gov.br

LINKS

Informação geral sobre o Brasil.

Blvd. Sérgio Vieira de Mello 132 - Colonia San Benito, San Salvador
Teléfonos: (+503) 2298-2751 ó 2298-3286