Servicios Consulares
Inicio
Brasil en Síntesis
Embajada
Noticias importantes
ELEIÇÕES
Servicios consulares
Comercio y negocios
Información turística
Cooperación
Links
Simbolos Nacionales
Relaciones Exteriores
en Twitter

Contáctenos
Rio + 20
PEC-G/2017
Tarjeta de Entradas y Salidas
Diplomacia Pública



Acesso à Informação

EPIDEMIA DEL VIRUS DEL ZIKA EN LA AMERICA DEL SUR Y CENTRAL

El virus Zika, una enfermedad aún poco conocida mundialmente, fue identificado por primera vez en Brasil en 2015, después de su eclosión en la Polinesia Francesa en 2014. Aunque el virus sea conocido desde hace algunas décadas, esta es una situación completamente nueva con relación a la salud pública mundial y para la comunidad científica internacional. Hasta 2014, sólo había registros de circulación esporádica del virus Zika en África, Asia y Oceanía. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde el año pasado, además de Brasil, otros 24 países y territorios de las Américas se han visto afectadas por el virus Zika.

La enfermedad causada por ese virus – que es transmitido por el mismo vector del dengue y de la chikunguña, el Aedes aegypti, el cual se reproduce en focos con agua estancada – fue rápidamente caracterizada como una epidemia por las autoridades públicas brasileñas. Todavía no hay comprobación científica de la propagación de la enfermedad por otros medios que no sean la picadura de un mosquito infectado. Alrededor del 80% de las personas que contraen el virus no presentan síntomas. Entre aquellos que sí lo hacen, los síntomas más comunes son fiebre, manchas en la piel, conjuntivitis, dolores musculares o articulares. En general, los síntomas duran de 2 a 7 días tras la contaminación. A fines de 2015, las autoridades públicas de salud brasileñas demostraron por primera vez la posible asociación entre la infección de mujeres por el virus Zika durante el embarazo y el nacimiento de bebés con microcefalia, una malformación congénita grave en la que el cerebro no se desarrolla adecuadamente.

Con un sistema público de salud universal integrado y de atención gratuita, Brasil ha reaccionado con rapidez desde la identificación de la epidemia para desvendar el comportamiento del virus, la manera como surge y evoluciona la enfermedad y los factores de riesgo a ella asociados. Ese trabajo hizo posible la rápida asociación entre la microcefalia y el virus Zika por parte de técnicos de salud brasileños.

Según la OMS, las medidas preventivas más importantes adoptadas actualmente son el control de las poblaciones de mosquitos y la prevención de las picaduras de mosquitos en individuos de riesgo, especialmente mujeres embarazadas. El Gobierno brasileño ha establecido un grupo de trabajo sin precedentes, con recursos financieros, tecnológicos y científicos para prevenir y combatir el mosquito transmisor de la enfermedad en el corto, mediano y largo plazo. Alrededor de 220.000 militares del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea se unieron a los 300.000 agentes públicos y a miles de voluntarios en todo Brasil para combatir lo criaderos en todos los hogares en el país.

Brasil está uniendo los esfuerzos de expertos de distintas áreas de la Medicina en todo el mundo para llevar a cabo las investigaciones en el país. El Gobierno brasileño está coordinando un esfuerzo internacional para combatir el Zika, iniciado con la movilización de los países latinoamericanos y caribeños y con la colaboración del Gobierno de los Estados Unidos para la producción de una vacuna. Existe un diálogo constante con los organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. El tema es una prioridad nacional, que está siendo tratada con transparencia y agilidad por parte del Gobierno brasileño.

Para los turistas y viajeros cuyo destino sean las regiones afectadas por el Zika, precauciones básicas deben ser adoptadas. El gobierno brasileño sigue todas las normas de seguridad de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el control y prevención del virus Zika. Según la declaración de la OMS en el 8 de marzo 2016:

  • No debe aplicarse ninguna restricción general a los viajes o el comercio con los países, las zonas o los territorios con transmisión del virus del Zika.
  • Se debe aconsejar a las embarazadas que no viajen a las zonas donde hay brotes en curso de infección por el virus del Zika, y las embarazadas cuyos compañeros sexuales vivan o viajen a las zonas con brotes deben asegurarse de adoptar prácticas sexuales seguras o abstenerse de tener relaciones sexuales durante el resto del embarazo.
  • Se debe brindar orientación actualizada a las personas que viajen a zonas con brotes de infección por el virus del Zika sobre los posibles riesgos y las medidas apropiadas para reducir la posibilidad de que se vean expuestas a picaduras de mosquitos. Al regresar, estas personas deben tomar las medidas apropiadas, incluida la actividad sexual segura, para reducir el riesgo de una nueva transmisión.

Para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2016, el Gobierno brasileño ya está tomando las mayores precauciones. Todos los lugares de construcción de las instalaciones olímpicas han estado recibiendo visitas de los agentes de vigilancia ambiental de la salud para controlar posibles brotes de mosquitos. Serán eliminados posibles estanques remanentes de las obras y tratados aquellos que no puedan ser eliminados, a fin de evitar el surgimiento de brotes de mosquitos. Los trabajadores de dichos lugares identificarán y eliminarán posibles depósitos. Durante los Juegos, todas las sedes olímpicas tendrán al menos un agente de vigilancia ambiental de la salud acreditado, para trabajar diariamente en la búsqueda, eliminación o tratamiento de los depósitos que puedan convertirse en potenciales focos de cría de mosquitos. Además de los agentes autorizados para operar dentro de las instalaciones olímpicas, también habrá equipos de vigilancia ambiental de la salud trabajando en los alrededores de las áreas de competencia y lugares con grandes concentraciones para el control de mosquitos en toda la región.

El Gobierno y la población brasileña están plenamente comprometidos con la lucha contra el Zika, que es un deber de todos. Tomando las precauciones necesarias para evitar la proliferación de mosquitos, todos estarán haciendo su parte para combatir esta enfermedad.

Blvd. Sérgio Vieira de Mello 132 - Colonia San Benito, San Salvador
Teléfonos: (+503) 2298-2751 ó 2298-3286